Bou & Associats | 10 recomendaciones para afrontar el Brexit
10 recomendaciones para afrontar el Brexit

10 recomendaciones para afrontar el Brexit

Una circunstancia como la salida del Reino Unido de la UE genera un impacto ineludible para cualquier empresa que mantenga alguna relación con este mercado. Ante esta situación conviene preparar un plan de contingencia que incluya estos 10 aspectos fundamentales.

El Brexit es cada día que pasa una realidad más tangible y no podemos seguir aparcando el diseño y la implementación de los planes de contingencia. Para facilitar esta tarea, os presentamos 10 recomendaciones para afrontar la salida británica de la UE.

1.- Cuantificar los posibles costes derivados de los aranceles y trámites aduaneros. No es lo mismo un Brexit con acuerdo que sin acuerdo. Debemos prever todos los posibles escenarios una vez se haya concretado: desde el mantenimiento de un mercado único, a una situación sin pacto regida por la OMC; pasando por una unión aduanera o un acuerdo de libre comercio. Pensamos, cuantificamos y preparémonos para que puede suponer cada escenario en costes de aranceles y aduanas.

2.- Evaluar el riesgo que pueden suponer las demoras en entregas. Las entregas just in time serán algunas de las más afectadas por el cambio de escenario. Los controles aduaneros retrasarán los plazos. Analizamos nuestros productos para calcular el impacto que puede generar un trámite de exportación o importación más lento.

3.- Hacer un mapa de las implicaciones en la cadena de suministro y/o de aprovisionamiento. El cambio de plazos en el movimiento de mercancías puede hacer recomendable valorar servicios de almacenamiento en centros ubicados en el Reino Unido o en Francia. Revisamos la cadena y adaptamos al nuevo contexto.

4.- Revisar los contratos y relaciones con clientes y/o proveedores. La resolución de disputas en relaciones contractuales también se verá afectada por el Brexit. Revisamos esto, aclaramos esto y, si es posible, tratamos de incluir cláusulas Brexit.

5.- Asegurarnos de que el equipo de la empresa es consciente de las implicaciones del Brexit. Un nuevo escenario siempre abre nuevas maneras de funcionar, cambia rutinas y procedimientos. Mantengamos el equipo informado y preparado por los cambios que llegan.

6.- Adaptar el producto a la nueva regulación del Reino Unido y la UE. El Brexit implicará el establecimiento de nuevas normativas, certificaciones y homologaciones. Hay que estar preparado para operar desde el primer momento con las nuevas reglas y no perder capacidad de negocio.

7.- Proteger la propiedad industrial en el Reino Unido y en la UE. Las normas comunitarias sobre protección industrial podrían perder su valor una vez el Brexit sea una realidad- Hay que estar preparados para realizar todas las nuevas solicitudes de registros necesarias.

8.- Revisar las condiciones de contrato de los trabajadores británicos en Cataluña o a la inversa. Debemos preparar el registro de trabajadores británicos que tenemos en Cataluña, dado que podrían necesitar visado para trabajar. Y viceversa, realizar los trámites necesarios para enviar trabajadores en el Reino Unido.

9.- Revisar el estado financiero ante las posibles variaciones en el flujo de caja. Las fluctuaciones de la divisa británica o los cambios de precio con las nuevas barreras arancelarias pueden producir alteraciones en nuestra caja. Que no nos cojan desprevenidos.

10.- Detectar posibles nuevas oportunidades tanto para los importadores como los exportadores. Herramientas como el Catalonia Trade Portal nos pueden ayudar a identificar nuevos mercados complementarios para diversificar riesgos.

Fuente: ACCIÓ – Agencia para la Competitividad de la Empresa